CUESTIONES EXISTENCIALES SOBRE EL ADULTO MAYOR



Alfried Längle y Christian Probst

 Resumen:

Objetivo: Comprobar cuál es la verdadera comprensión del envejecimiento por parte de personas jóvenes y mayores. Para cumplir con este propósito se ha partido de un estudio preliminar.

Resultados: La edad del adulto mayor propone importantes desafíos, que se pueden definir de acuerdo al carácter transitorio de la vida asociado con la cercanía de la muerte y de la partida, las enfermedades terminales y los sufrimientos, siendo esto confrontado con las preguntas sobre el sentido de la vida, los cuestionamientos religiosos fundamentales y, finalmente, de qué manera se gestionan los problemas de soledad, ansiedad y depresión.

Conclusión: La vida del adulto mayor requiere una gran habilidad para responder las preguntas fundamentales de la existencia, que se hacen más conflictivas durante la vejez y contribuyen a aumentar considerablemente los problemas que le son propios. Este ensayo concluye con algunos comentarios sobre la actitud apropiada, que debería adoptar el médico en sus charlas con los pacientes adultos mayores.

Investigaciones concernientes al término “ancianidad” y la experiencia de ser “adulto mayor”

En un estudio no-aleatorio, se preguntó a 173 personas qué asociaban espontáneamente con el término “ancianidad”. Según este estudio, los adultos mayores tienen asociaciones tanto positivas como negativas. La tabla (ver tabla 1) muestra las reacciones más frecuentes y espontáneas.

Por un lado, como reacciones positiva se evoca: tener más tiempo para dedicar a estar tranquilos, adquirir más sabiduría, madurez y experiencia, independencia y relaciones especiales -por ejemplo entre abuelos y nietos-. Por otro lado, la edad del adulto mayor, está asociada con problemas específicos descritos como enfermedades, muerte, soledad, necesidades de cuidados y aflicciones acerca del dinero.

Consecuentemente, la ancianidad es percibida como un proceso que va de la mano con la partida de este mundo. Sus valores, se asocian con una suerte de espiritualización y

                                                                                                                                                                                                                               

1  Título original: Existential Questions of the Elderly publicado en International Medical Journal, Psychiatry, vol. 7, No 3, p. 193-196, Japan International Cultural Exchange Foundation, September 2000

2 GLE International Sociedad Internacional de Logoterapia y Alisis Existencial con sede en Viena

profundización de la visión de la vida. En otra encuesta realizada a 34 jubilados (con una edad promedio de 70,3 años) la experiencia de ser un adulto mayor está asociada, en primer lugar, con olvidos, interés decreciente y disminución de la actividad física y mental. En suma, transformarse en adulto mayor está fuertemente asociado con factores sociales como el retiro del mundo del trabajo, creciente distanciamiento de los jóvenes, reducción del entendimiento, soledad y enfermedad como el principal tópico de conversación. El mundo interno es descrito como reminiscencia del pasado, asociado con enfermedades así como con deterioro de la apariencia exterior.

En relación a la mortalidad

Una de las tareas más importantes del ser humano es aceptar la muerte. En la ancianidad esta preocupación se ve naturalmente aumentada y los adultos mayores le dedican mucha atención a este tema en particular; ya sea creativamente analizando y examinando las posibilidades de tomar debida cuenta de este hecho en lo que resta de sus vidas, o bien negando la posibilidad de morir, borrándola de su memoria. Saber que el tiempo que resta por vivir está asociado con aquello que se ha perdido de la vida, puede volverse una carga o parecer sin sentido. Esto puede crear el sentimiento que todo es en vano e inútil, que nada merece la pena del esfuerzo porque todo es transitorio y terminará clamado por la muerte.

Cada uno de nosotros podríamos preguntarnos: ¿Cómo viviría si me restaran tres meses de vida, cómo sería para mí? ¿Qué haría aún?  Estas preguntas nos permiten comprender el sentido existencial de la edad avanzada. Sin confrontar estos tópicos en uno mismo, es difícil establecer una relación de trabajo imparcial con el adulto mayor. Ser consciente de la condición de finitud significa aceptar y percibir el carácter distintivo del ser humano, cuyo acrecentamiento va dejando su rastro en la ancianidad.

En el trato profesional o privado con adultos mayores, esta realidad no debe ser tomada implícitamente; por el contrario es necesario hablarla explícitamente. Evadir estos asuntos o relegarlos al dominio de los tabúes sólo incrementará el aislamiento interno y se intimidará a los ancianos.

Partida y transitoriedad

La vida no viene simplemente así porque sí al ser humano, a veces viene como una tarea (Frankl 1982,68ff), una tarea en dos formas: para modelar la vida resolviendo problemas y también como un constante dejar cosas atrás y decir adiós. El hombre tiene que decir adiós a un montón de cosas en el curso de su vida, pero nunca tanto como en la edad de adulto mayor: la pérdida de su estado físico y su fuerza, la pérdida de flexibilidad psicológica y mental, la pérdida de su rango profesional y social, medios económicos, amigos y parientes. Un buen ejercicio para percibir exactamente la realidad existencial que se incrementa dramáticamente en esta edad, consiste en que cada uno se pregunte a sí mismo ¿Qué puedo yo dejar atrás sin dejar de ser yo mi mismo? (autos, departamento, profesión, amigos, pareja, salud, conducir, recuerdos, actitudes, relación conmigo mismo)

 


síguenos

Reciente en Facebook